Alimentación basada en plantas: un aliado contra el COVID-19

Published On: 05/12/2021

Gracias a los estudios que existen en la actualidad, se conoce que tener una dieta equilibrada y una vida saludable[1], permite desempeñar un equilibrio tanto físico como psicológico óptimo de nuestro cuerpo. Dado lo anterior, resuena la frase de Hipócrates: “Que tu alimento sea tu medicina”. Puesto que, los alimentos que ingerimos y la eficiencia con la que absorbemos sus nutrientes, están relacionados directamente con el funcionamiento de nuestro sistema digestivo, inmunitario, nervioso, etc.

En el momento que la enfermedad por COVID-19, se propagó y, en consecuencia,  fue declarada pandemia por la OMS en enero de 2020[2]. La información que se manejaba en aquel entonces sobre el virus SARS-CoV-2 y su impacto en la salud de la población mundial, era escaso. Sin embargo, desde etapas tempranas fue posible detectar que personas que padecen comorbilidades[3], tales como hipertensión, patologías cardiovasculares, obesidad y diabetes tipo 2. Presentan un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. En este contexto resulta importante mencionar que se observa un factor común entre las afecciones previamente mencionadas: la predisposición de estilos de vida poco saludables (nutrición deficiente, sedentarismo, etc).

Según,  el estudio Dietas basadas en plantas, dietas pescatarianas y gravedad de COVID-19: un estudio de casos y controles basado en la población en seis países[4], afirma que los hábitos alimentarios pueden desempeñar un papel importante en la infección por COVID-19, la gravedad de los síntomas y la duración de la enfermedad, por lo tanto, la nutrición y la alimentación basada en plantas puede reducir la gravedad de la enfermedad, el estudio concluye:“En seis países, las dietas a base de plantas o las dietas pescatarianas se asociaron con menores probabilidades de COVID-19 de moderado a grave. Estos patrones dietéticos pueden considerarse para la protección contra el COVID-19 grave”. A su vez, aquella alimentación permite aminorar enfermedades recurrentes dentro de la población mundial como, por ejemplo: la obesidad, las enfermedades cardíacas, diabetes y entre otras.

Cabe destacar, según el estudio de la OMS, Sanos en casa: una alimentación saludable, postula que una alimentación equilibrada es importante para el buen funcionamiento del sistema inmunitario. En base a los antecedentes, resulta evidente sugerir que la dieta puede ser un factor importante en la forma en la que se desarrolla la enfermedad por SARS-CoV-2, según la encuesta[5] realizada entre julio y septiembre de 2020, la cual busca correlaciones entre la dieta autoinformada, la gravedad y duración de pacientes con infección por SARS-CoV-2.  Del total de participantes 568 padecieron COVID-19 y de ellos, 138 sufrieron un curso de enfermedad moderada a grave. Mientras que 430 personas tuvieron un curso de COVID-19 de muy leve a leve.  Se concluyó que hay una asociación entre quienes informaron seguir dietas a base de plantas o dietas pescetarianas y una menor probabilidad de sufrir una enfermedad grave, mientras que las personas que informaron seguir dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas están asociadas con mayores probabilidades de sufrir una enfermedad grave.

Nuestros resultados sugieren que una alimentación rica en nutrientes puede ser considerada como una posible protección contra la enfermedad  por COVID-19 grave” (Kim, H. y cols, 2021).

Los datos obtenidos de este estudio, que compara la dieta en relación a la gravedad del COVID-19, concuerdan con los resultados expresados en los estudios mencionados, esto es la alimentación en correspondencia con el funcionamiento de nuestro sistema inmune, ya que ha sido demostrado que lo que se incluye en la dieta diaria, ya sean comestibles y bebestibles, puede afectar al óptimo desarrollo del organismo, por ejemplo, en su capacidad de combatir infecciones y recuperarse de ellas.

Finalmente, se debe clarificar que el riesgo de infección en general no se reduce con la dieta a base de plantas, sino que existe la probabilidad de no enfermarse gravemente. Es importante señalar que esto no reemplaza el uso de vacunas bajo ningún contexto.

Por lo tanto, se hace una invitación a comer conscientemente y balanceado para así obtener un mejor funcionamiento del sistema inmune. A su vez, es necesario seguir las medidas de cuidado que cada país específica para frenar la propagación de la enfermedad. La pandemia aún no ha terminado, por lo que se debe seguir con el proceso de vacunación.

Referencias

 

Kim H, Rebholz CM, Hegde S, et alPlant-based diets, pescatarian diets and COVID-19 severity: a population-based case–control study in six countriesBMJ Nutrition, Prevention & Health 2021;bmjnph-2021-000272. doi: 10.1136/bmjnph-2021-000272

WHO:#SanosEnCasa: alimentación saludable. https://www.who.int/es/campaigns/connecting-the-world-to-combat-coronavirus/healthyathome/healthyathome—healthy-diet

Buenos Aires Ciudad – Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 2021. Alimentación Basada en Plantas. [online] Available at: <https://www.buenosaires.gob.ar/desarrolloeconomico/desarrollo-saludable/noticias/alimentacion-basada-en-plantas> [Accessed 9 November 2021].

[1] Saludable entendido

[2] Organización Mundial de la Salud. Recuperado en: https://www.who.int/es/news/item/27-04-2020-who-timeline—covid-19

[3] Presencia de dos o más enfermedades al mismo tiempo en una persona. También se llama morbilidad asociada.

[4] Kim H, Rebholz CM, Hegde S, LaFiura C, Raghavan M, Lloyd JF, Cheng S, Seidelmann SB. Plant-based diets, pescatarian diets and COVID-19 severity: a population-based case-control study in six countries. BMJ Nutr Prev Health. 2021 Jun 7;4(1):257-266. doi: 10.1136/bmjnph-2021-000272. PMID: 34308134; PMCID: PMC8219480.

[5] Dietas basadas en plantas, dietas pescatarianas y gravedad de COVID-19: un estudio de casos y controles basado en la población en seis países.

Comparte este artículo

Leave A Comment