¿Existe el elixir de la limpieza?

Published On: 22/06/2021

La pandemia del virus SARS-CoV-2 ha provocado un inusual aumento en la compra de productos para la desinfección de superficies. Esto fue muy notorio a comienzos de la pandemia de SARS-CoV-2 en el año 2020, donde teníamos muy poca información sobre como se contagia este virus.

Hoy en día, existe un amplio consenso en la comunidad científica. El principal modo de contagio del virus SARS-CoV-2 (el virus que causa la enfermedad COVID-19) es a través de MUY pequeñas gotas que portan este virus y que son expulsadas a través de acciones como hablar, estornudar, toser, cantar o gritar ¿De qué tamaño son estas gotas y de donde provienen? Imagine una gota de agua. Luego trate de visualizar esa misma gota de agua pero de un tamaño de entre 1-10 millones de veces más pequeña y capaz de viajar a una distancia cercana a 1 metro y medio una vez expulsadas de nuestra boca y/o nariz. La posibilidad de contagiarnos de SARS-CoV-2 por medio de una superficie contaminada, si bien es posible, es considerada generalmente de bajo riesgo. Sin embargo, siempre debemos ser precavidos y dejar fuera toda posible fuente de contagio. Esto porque un virus fuera de un organismo, si bien no se replica (multiplica), puede permanecer con la capacidad de infectar (entrar a nuestro organismo) y provocarnos la enfermedad.

Muy frecuentemente podemos encontrar la frase ESTE PRODUCTO ELIMINA EL 99.9 % DE VIRUS Y BACTERIAS” en las coloridas y vistosas latas de desinfectantes para las superficies de nuestras cocinas, pisos o baños, entre otros. Esta simple frase, sobre todo en tiempos de pandemia, se ofrece a nuestros ojos como un elixir de la limpieza y no dudamos en llevar varias unidades de este milagroso producto que nos mantendrá a salvo de virus, bacterias u otros agentes infecciosos. Algunos de éstos poseen un respaldo científico, pero otros no ¿Cuáles son los productos que cuentan con este respaldo y cuál es su mecanismo de acción?

Antes de comenzar a responder estas preguntas es necesario aclarar algo muy importante. Un desinfectante (gran parte de los productos comerciales que adquirimos en los supermercados) NO son antivirales. Un antiviral es un fármaco (medicamento), que se vende bajo receta médica y cuya función es impedir que el virus se multiplique en el interior de nuestro organismo ¿Recuerdas cuando Donald Trump hizo un lamentable y totalmente desacertado llamado a ingerir productos de limpieza como un posible tratamiento para SARS-CoV-2? ¿Te imaginas tomando un vaso de cloro por la mañana mientras tienes una fiebre que supera los 38° de temperatura y una tos que apenas te deja respirar? Sin duda no es una buena idea.

De manera generalizada, se puede considerar que un buen desinfectante es aquel que, aplicado en baja cantidad a una superficie, es capaz de romper  o dañar un agente infeccioso de tal forma que no sea capaz de infectarnos. A continuación, te presentamos una serie de agentes desinfectantes de fácil acceso que cumplen con esta función y que cuentan con un respaldo científico adecuado.

1. Alcoholes:

Específicamente el etanol (a veces en conjunto con alcohol isopropílico) puede desactivar una amplia variedad de bacterias, virus y hongos. La desinfección mediada por etanol es a través de la disrupción (desestabilización) de la estructura de virus y bacterias (1). La eficiencia más alta del etanol se encuentra en concentraciones entre el 60 y 90% en agua, ya que el agua promueve adicionalmente la denaturación (pérdida de estructura) de proteínas y evita la evaporación del alcohol. El alcohol se evapora rápidamente y tiene baja toxicidad, es por esto que se recomienda su uso para sanitizar muchas superficies.

2. Surfactantes:

Estos compuestos son los que habitualmente se encuentran en detergentes y jabones de casa. El efecto que se observa en la limpieza de materiales de cocina con grasa es el mecanismo de acción contra los virus. Los surfactantes rompen los lípidos que envuelven ciertos tipos de virus como el SARS-CoV-2, dejándolos inviables para infectar o reproducirse. Ahora, hay una gran variedad de surfactantes disponibles, algunos de ellos como el SLS que se encuentra en ciertos shampoo, producen una descomposición estructural de ciertos tipos de virus (2). Los jabones son altamente eficientes para la sanitización de manos y cuerpo, su uso debe ser rutinario.

Una palabra que se ha incorporado a nuestro vocabulario en estos últimos meses es la de Amonio, específicamente el Amonio Cuaternario de Quinta Generación que es el utilizado contra el SARS-CoV-2. Si bien el amonio es un surfactante, debe quedar MUY claro que es un compuesto cuyo uso requiere de EXTREMO CUIDADO en su aplicación. Entre el equipamiento para el uso de este surfactante podemos mencionar: i) guantes de nitrilo, neopreno u otro material compatible de puño largo, ii) gafas de seguridad con protección lateral y escudo facial, iii) mascarilla para vapores orgánicos y iv) traje de bioseguridad apto para el manejo de sustancias corrosivas (3). Su uso se puede reemplazar con Cloro. 

3. Productos clorados:

La OMS recomienda el uso de estos compuestos para la desinfección de superficies, su mecanismo de acción es complejo, pero eficiente y su bajo costo los hacen productos masivamente usados. Los agentes derivados del cloro se inactivan rápidamente en presencia de compuestos orgánicos, por lo que la OMS sugiere que previo al uso de cloro, se limpien las superficies con agua y detergente. Nota: El cloro es altamente tóxico en concentraciones elevadas, su uso debe ser adecuado a las recomendaciones del fabricante (4).

4. Soluciones Salinas y Aceites Esenciales:

Sin duda que aceites esenciales, soluciones salinas y vitaminas puedan tener un rol clave en ciertos procesos biológicos e industria cosmética pero esto no se traduce en una capacidad desinfectante ni de prevención en la infección viral, al menos no existe evidencia robusta que respalde este tipo de productos.

Por último te adjuntamos un link a una lista de productos recomendados por la organización mundial de la salud (OMS) la puedes encontrar en el siguiente enlace

https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/332096/WHO-2019-nCoV-Disinfection-2020.1-eng.pdf

Referencias:

 

  1. Chemical Disinfectants | Disinfection & Sterilization Guidelines | Guidelines Library | Infection Control
  2. Lin et al 2020 “Sanitizing agents for virus inactivation and disinfection”.
  3. Consideraciones importantes en el uso de desinfectantes. Instituto de Salud Pública de Chile. https://www.ispch.cl/sites/default/files/Nota_Tecnica_N_025_Consideraciones_Importantes_en_el_Uso_de_Desinfectantes.pdf
  4. https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/332096/WHO-2019-nCoV-Disinfection-2020.1-eng.pdf

Comparte este artículo

Leave A Comment