¿Cómo ciertos hábitos de vida y enfermedades afectan al sistema inmunológico?

Published On: 08/08/2021

El sistema inmunológico es uno de los sistemas más complejos del cuerpo humano; está compuesto por un alto y variado número de células especializadas que cumplen tareas específicas además de ciertos órganos en donde estos procesos se llevan a cabo. Su funcionamiento es esencial para prevenir y combatir infecciones contra hongos, bacterias, y otros parásitos. Es importante tener en cuenta que tanto enfermedades como ciertos hábitos de vida pueden alterar el funcionamiento del sistema inmune, ya sea de manera positiva o negativa.

Algo que ejemplifica como se altera el sistema inmune, son los resultados de estudios recientes en donde se ha señalado que pacientes que padecen diabetes u obesidad tienen una mayor probabilidad de generar cuadros graves por COVID-19 [1].

En esta entrada de BLOG describimos algunas evidencias científicas que asocian nutrición, deporte y consumo de alcohol con el sistema inmune.

Figura 1: Como ciertos hábitos y enfermedades afectan nuestro sistema inmunológico.

Malnutrición y susceptibilidad a infecciones

Las pandemias producidas por el virus influenza H1N1 el 2009 y el virus SARS-CoV-2 el 2019, permitieron llegar a la misma conclusión: la población obesa presenta una respuesta inmune tardía y debilitada. Además también se ha observado que pacientes obesos tienen una recuperación más lenta que la población sana. Si bien este tipo de trabajo son observacionales, también se ha demostrado de manera experimental que las vacunas tienen una eficiencia reducida en gente con obesidad [2].

Ahora no solo la obesidad afecta al sistema inmune, las dietas desbalanceadas o desnutrición también lo hacen. La OMS reconoce que una de las causas más comunes de mortalidad infantil en países subdesarrollados es por infecciones asociadas a malnutrición. Por lo tanto, como muchas veces vemos en la vida, la salud está justo en el punto medio entre el exceso y la escasez.

Actividad Física

Antiguamente se desconocía si el deporte presentaba algún beneficio o riesgo en relación con el funcionamiento del sistema inmune, pero a partir de los años 60 se originó una avalancha de estudios que han permitido demostrar que la actividad física moderada promueve las funciones del sistema inmune, aunque se desconoce como exactamente ocurre esto (recordemos que este es un sistema muy complejo e interconectado, por lo tanto explicaciones simples son difíciles de encontrar en estos casos).

Se ha propuesto que el ejercicio estimula la vigilancia contra patógenos lo que promueve una resiliencia frente a infecciones en gente que realiza ejercicio. También se ha demostrado que la actividad física estimula a que se monten mejores respuestas cuando se administran vacunas. Ahora, al igual que en el caso de la obesidad, la actividad física excesiva también puede inducir problemas en la respuesta inmune, ejemplo de esto es que  la alta carga de ejercicio puede inducir estados de inflamación prolongados.

Edad

A medida que uno envejece el sistema inmune también se ve alterado. Primero que todo, el cuerpo se demora más en responder a diferentes enfermedades infecciosas y la eficiencia de las vacunas desciende. Además ocurre un aumento en la frecuencia de enfermedades autoinmunes, en donde  tu sistema se confunde entre una célula propia y una externa o anormal. Por último también se sabe que las células del sistema inmune van disminuyendo su número al incrementar la edad, por lo que la frecuencia de enfermedades infecciosas también puede aumentar.

Consumo de alcohol y cigarros.

Vale la pena mencionar que el uso de tabaco y alcohol se ha vinculado con inflamación y con la disminución de la eficiencia de ciertas vacunas. La OMS identificó que el consumo de alcohol está incrementando en tiempos de pandemia, y ha aconsejado disminuir su consumo debido a sus alteraciones en el sistema inmune. Además se ha visto que el consumo de tabaco aumenta la frecuencia de enfermedades infecciosas del tracto respiratorio, pudiendo exacerbar sus cuadros y generando una sintomatología mayor.

Considerando como estos hábitos afectan el sistema inmunológico, el laboratorio Tested promueve en sus trabajadores una alimentación sana y actividades deportivas. Tenemos continuamente a disposición frutas y verduras, además de grupos que realizan distintos deportes como HIIT y fútbol.

[1]: Comorbid illnesses are associated with altered adaptive immune responses to SARS-CoV-2.

[2]: Nutrition and immunity: lessons for COVID-19

Comparte este artículo

Leave A Comment